Reseña Histórica

De Dios proviene toda buena obra, Él es quien sustenta, quien levanta, da crecimiento y fructifica lo que ya en su corazón ha sido concebido.

Dios depositó en manos de los pastores Luis y Sara de Rivas un sueño, una visión, un desafío, levantar una iglesia que sea referente de vida, impactando a la sociedad con la palabra y el testimonio,  transformándola desde su núcleo “la familia”. Es así que lleva inicialmente como lema “Generación de Conquistadores”.

Su nombre “Dios es Bueno”, tomado como referencia del libro de Salmos 100:5 “Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones.”, está basado en la profunda experiencia que nuestro Pastor Luis Rivas ha tenido con Dios, a lo largo de su trayectoria ministerial, ha podido palpar a través de las circunstancias difíciles y llevaderas que Dios siempre tiene pensamientos de bien para con sus hijos, Dios es Bueno, todo el tiempo.

El Centro Evangelístico Dios es Bueno es una muestra del poder de Dios, una iglesia joven que abrió sus puertas un 25 de Marzo del 2013, llevando a cabo su celebración de inauguración bajo la dirección del Espíritu Santo y la cobertura de las Asambleas de Dios del Ecuador. Desde entonces, en pleno corazón de la ciudad (9 de Octubre 1315 Quito y Machala), ha sido una aventura con Dios todo este proceso en el desarrollo de este gran proyecto nacido en su corazón, disfrutar de su presencia en cada reunión y servicio celebrado, bendiciendo a la ciudad de Guayaquil con su palabra.

Hemos visto en cada oportunidad como su gracia y favor están sobre esta casa, testimonios de vidas cambiadas, de familias enteras cuyo centro ahora es Jesucristo, y así hemos pasado de un pequeño grupo humano con el que iniciamos, a una congregación donde Dios sigue añadiendo cada día a los que han de ser salvos.

El Señor ha comenzado a establecer su diseño en esta iglesia, en sus miembros y en las generaciones por venir, una iglesia cuya estructura no está mantenida por el lugar físico donde se reúne, sino un pueblo en cuyo ADN están escritos los principios fundamentales del Reino de Dios, un reino que va en avanzada, llevando la luz de Cristo a una sociedad que clama por la manifestación de los hijos de Dios.

Es tiempo de mostrar al mundo la grandeza de Dios, por eso CEDEB da pasos de fe constantemente, toma grandes desafíos, creyendo firmemente en la palabra profética que versa en Hageo 2:9 “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.”.